Videos cortos

Si una imagen vale más que mil palabras, entonces, ¿los videos cortos valen más que mil imágenes? En el caso de Internet y RRSS, sí, y ni siquiera es necesario tener un equipo potente, basta con tu smartphone para poder sumarte a la revolución de los videos cortos.

¿Que clase de contenido puedo crear para mi empresa?

La mayoría de las dudas a la hora de sumarse a la revolución de los videos cortos es, qué hacemos o qué contenido puede ser útil para nuestros clientes.

Tutoriales: si has navegado por Youtube habrás podido ver la cantidad de tutoriales que hay para casi cualquier cosa, desde cómo hacer una tarta hasta cómo montar el motor de un coche. Aquí sí que es recomendable utilizar un dispositivo de grabación de vídeo en condiciones, la calidad es muy importante.

Demostraciones: si tu producto aún no es conocido, hacer un pequeño vídeo mostrando sus cualidades puede ser una buena forma de que la gente lo conozca.

Video blogs: sea cual sea la actividad que desarrolla tu empresa, dar a conocer a tu equipo siempre es un valor añadido. Mostrar cosas del día a día hará que tus clientes conecten más con el espíritu y la imagen de tu empresa.

Galerías de fotos: una manera más dinámica de mostrar tus productos o tus trabajos.

El éxito del contenido que subas dependerá sobretodo de la creatividad que le pongas. No es un trabajo fácil ya que, además de ser muy creativos, debemos ser breves y claros y nuestros vídeos han de ser de calidad, no porque los grabemos con el móvil, debemos descuidar el aspecto visual. Todo esto a tener en cuenta, llevado a cabo correctamente, te puede asegurar muchas reproducciones.

¿Dónde puedo subir mis videos cortos?

Youtube: el rey de los videos. Esta red era nuestra única opción si queríamos subir nuestro contenido audiovisual, la cual sigue siendo un buen escaparate ya que podemos compartir nuestras creaciones en todas las redes sociales y el tiempo de duración es mayor. Esto es una ventaja pero también nos presenta un problema; los usuarios quieren contenido, como se suele decir, de usar y tirar, cosas que carguen rápido y que no nos lleve mucho tiempo visualizar, esto es lo que se hace rápidamente viral y, además, cuanto más breve sea el vídeo, más probabilidades tenemos de que sea reproducido en su totalidad.

Instagram: fue de los primeros en incorporar la opción de vídeo de 15 segundos. Suficiente para una pequeña galería de imágenes o un spot.

Facebook: cómo no 🙂 Además de poder compartir contenido de otras redes, nos ofrece hasta 2 minutos de video el cual se podrá medir desde la misma página de estadísticas. Nos informará de las visualizaciones y de cuánto tiempo ha sido esa visualización, si se han reproducido los primeros segundos y qué porcentaje del vídeo ha sido visualizado.

Twitter: en contraposición a los 140 caracteres que nos deja escribir, nos da 30 segundos de video, lo cual es bastante tiempo para una demostración, un spot e, incluso, un breve tutorial.

Vine: es la que menos tiempo nos da (solamente 6 segundos) pero la que más videos virales tiene a sus espaldas. Al disponer de este tiempo, la inversión en creatividad tiene que ser mayor pero, si lo hacemos bien, los beneficios pueden ser también mucho mayores.

Sabiendo un poquito más de este tema, ¿te animas a sumarte a la revolución de los videos cortos? Nosotros nos lo estamos pensando… 😉