Facebook continúa manteniendo su status de ser una de la redes sociales mas utilizadas, aunque el perfil demográfico de sus usuarios ha variado significativamente en el último año, aumentando notablemente su media de edad.

Un estudio señala que el 94 por ciento de los jóvenes encuestados utilizan varias redes sociales, de ellos, el 26 por ciento usa Twitter, más de la mitad que en 2011 cuando solo eran un 12 por ciento.

El entusiasmo de los jóvenes por la red social Facebook está decayendo porque, según ven, entre los usuarios hay demasiados adultos, como sus padres, así lo reveló el último estudio de Pew Research Center, que analiza los comportamientos sociales de los norteamericanos desde el 2006.

Matt Asay, vicepresidente de estrategia corporativa de 10gen, señalaba que los adolescentes se sienten con mayor privacidad en redes como Twitter, que en Facebook debido a que tuvieron que aceptar las invitaciones de sus padres, familiares, vecinos y compañeros de la escuela que no eran precisamente sus mejores amigos.

Es posible que Facebook esté entrando en la crisis a mitad de la vida. ¿Podría estarse acercando a su punto máximo? No hay duda de que la compañía presta atención a su huella en el mercado; adquirió Instagram, el popular servicio para compartir fotografías, y Onavo, una empresa de análisis que monitoreaba qué servicios ganan impulso y quiénes son sus principales usuarios.

Quizá una mejor pregunta para formular sea si los adolescentes son cruciales para que prospere Facebook.

Después de todo, si los adolescentes utilizan Facebook con menor frecuencia, los anunciantes orientados a ellos podrían gastar menos de su presupuesto de marketing en el sitio. Y si, básicamente, los adolescentes pasan menos tiempo allí, otros usuarios podrían seguirlos de inmediato, lo que afectaría el potencial total de la empresa para ganar dinero.

Otro factor, es el hecho de que los jóvenes prefieren utilizar cada vez más los teléfonos móviles a la hora de socializar, el incremento de los selfie, fotografías tomadas de uno mismo por uno mismo con un móvil o una webcam.

Casi la mitad de las fotos subidas a Instagram realizadas por personas entre los 14 y los 21 años son selfie, según mobileYouth.

Los selfie son incluso más populares en la aplicación Snapchat, una aplicación que elimina las fotografías y mensajes segundos después de que lo vea o lea la persona a la que se envía.

En aplicaciones de mensajería se pueden mandar imágenes, videos y textos. Se han convertido en redes sociales. Todas ellas tienen decenas de millones de usuarios adolescentes y además de permitir el envío de mensajes también ofrecen juegos y la posilibilidad de compartir música.

La tendencia es que cada vez más adolescentes utilicen este tipo de aplicaciones, y si admitimos que los jóvenes son los que marcan las tendencias en el ámbito tecnológico, no pasará mucho tiempo para que se les unan los más adultos.