Inbound Marketing

Hoy nos ponemos en plan profes para hablarte sobre el Inbound Marketing. Esto es, más que una metodología, una filosofía que no puedes dejar de lado si tu negocio vende online.

¿Qué es el Inbound Marketing?

Como hemos dicho, es una metodología que se basa en incrementar los visitantes de nuestra web con el objetivo de convertirlos en leads y, posteriormente, en clientes que compran.

Cualquier soporte que usemos para darnos bombo, ya sea SEO, SEM, Redes Sociales, Blogs, etc. deberá desembocar en nuestra web ya que el objetivo es la conversión, o sea, que los clientes compren nuestros productos. Para ello es muy importante tener una base de datos de estos usuarios que nos permitirá saber cuánto compran, cuándo lo hacen, con qué frecuencia o el tiempo que llevan sin comprar, entre otras cosas. Nos permite conocer a nuestros posibles clientes.

Acciones que debemos llevar a cabo:

Lo primero y más importante es atraer tráfico a nuestra web coordinando los diferentes soportes que antes mencionamos. Todas las acciones que tomemos deben estar enfocadas a llevar al usuario a nuestra web la cual debe ser clara, intuitiva y no olvidarnos nunca del diseño responsivo. Este es el primer paso para realizar una buena acción de Inbound Marketing.

El segundo paso será que estos usuarios se registren en nuestra página. Al registrarse rellenarán un formulario y ya tendremos información acerca del posible cliente. Así iremos teniendo una base de datos cada vez más grande que nos permitirá saber todo lo que necesitamos acerca de estos usuarios que, por lo menos ya sabemos, están interesados en nuestros productos.

El tercer paso para llevar a cabo el Inbound Marketing tiene que ver con qué hacemos con esta información que tenemos en nuestra base de datos. Debemos diferenciar qué usuarios están más cerca de formalizar una compra a la vez que hacemos un seguimiento del comportamiento de estos posibles clientes en nuestra web. Nos interesa saber cuánto tiempo permanecen en la web, qué productos son los que más visitan, si abren los correos que les mandamos… A aquellos que veamos que tardan en decidirse a comprar debemos acercarles nuestros productos.

Por último, algo muy importante, la fidelización. No podemos bombardear al cliente con muchos correos, sólo sobre aquellos artículos que sabemos que ese cliente concreto suele buscar o puede estar interesado basándonos en su comportamiento y en la información que tenemos de él. Debemos darles información útil para ellos y, por supuesto, mantener su satisfacción y la calidad de nuestros productos.

Lo que tampoco debemos hacer es ignorar a aquellos clientes que, por los motivos que sean, no han comprado aún o compran con poca frecuencia. Una vez se registran y pasan a nuestra base de datos, el trato debe ser de la misma calidad para todos, ajustado a los gustos, necesidades y comportamientos de cada uno.