La publicidad digital actual está cambiando la forma de hacer publicidad

Hace unas semanas una compañía de seguros americana lanzaba en Facebook un anuncio que consistía en un vídeo en el que un hombre adulto era tratado como un bebé. El mensaje que transmitía el anuncio era que los jóvenes actuaran acorde a su edad contratando su propio seguro de coche en lugar de ser beneficiarios del de sus padres. En una reunión de empleados de Facebook salió el tema del vídeo mientras hacían bromas y se reían de lo cómico que resultaba ver a un adulto de esa guisa, entonces uno de los directivos comentó que él no lo había visto y la respuesta que recibió fue que era debido a que era demasiado mayor, pasaba de los cuarenta años y el vídeo estaba dirigido a gente muy joven.

https://www.youtube.com/watch?v=zL7NZhQeRu0

Este es un buen ejemplo de los cambios tan profundos que ha sufrido el mundo de la publicidad digital en los últimos años, un mundo en el que los estudios de perfiles de comportamiento de usuarios están a la orden del día, permitiendo a las empresas y a las marcas alcanzar a su cliente ideal mediante la publicidad digital y mediante anuncios específicos basados en su localización geográfica, datos demográficos como edad y sexo, intereses o usos y costumbres en Internet (según el historial su navegador web favorito). Gracias a esto, un usuario puede estar buscando calzado en una tienda y al abandonarla e irse a otra web distinta, le aparecerán banners publicitarios anunciando ofertas en calzado, a esto se le considera remarketing, y es una de las estrategias de marketing más utilizadas en estos medios.

La segmentación y el exceso de personalización en la publicidad digital no es nueva, de hecho, compañías como Google o Yahoo llevan años ofreciendo estos servicios a sus anunciantes, pero es recientemente cuando se han alcanzado sus máximas cotas, teniendo en cuenta plataformas emergentes en este campo como las redes sociales o el uso masivo de smartphones y tablets, ya que según una encuesta realizada por la empresa Adobe, la publicidad ha experimentado más cambios en los últimos dos años que en los anteriores cincuenta. En gran medida esto es debido a su infraestructura, hay que tener en cuenta que la publicidad digital es mucho más barata que la publicidad tradicional offline, además, el espacio disponible para anunciarse es prácticamente ilimitado, esto ocasiona que pese a que los costes en inversión en este tipo de publicidad sean más bajos, la cantidad de empresas que opten por este medio aumente considerablemente, convirtiéndolo en el sector publicitario que más ingresos acapara.

Las tres tendencias de la publicidad digital

Existen tres tendencias básicas que justifican la transformación que ha sufrido la publicidad, y que han impulsado su vertiente de publicidad digital, la primera es, tal como indicábamos, el boom del Smartphone. En siete años, desde la presentación del primer iPhone, las ventas de esta tecnología se han multiplicado exponencialmente, y a día de hoy hay 1700 millones de personas (y subiendo) que usan teléfonos inteligentes, una quinta parte de la población mundial.

Este hecho ha cambiado incluso la forma de entender la publicidad digital en Internet, ya que el usuario hoy por hoy se siente más inclinado a usar apps (programas instalados en el propio terminal) si están disponibles, en lugar de visitar el sitio web de alguna empresa que opere en Internet. Es decir, el usuario que navega por Internet está dejando de lado cada vez más el escritorio y lo está sustituyendo por la pantalla de un Smartphone. Esto nos hace replantearnos la forma en que hacemos publicidad digital, pensando en que quizás es buena idea invertir nuestros esfuerzos en publicitarnos a través de estas apps.

La segunda tendencia es el poder que las redes sociales poseen en Internet. Redes como Facebook o Twitter ya facturan miles de millones cada año gracias a la publicidad digital de sus anunciantes. Y es que estas redes se han convertido en importantes sistemas de navegación y de búsqueda de contenidos en Internet, casi que a la par que buscadores como Google. Por ejemplo, en España el segundo medio de búsqueda de contenidos más usado es YouTube.

El tercer gran punto de desarrollo para la publicidad digital ha sido la expansión de los sistemas de pujas a tiempo real, estos sistemas permiten, por ejemplo a Google, ofrecer a aquellas personas que quieran mostrar anuncios a un determinado perfil de personas en sus búsquedas, un sistema que les permite pujar automáticamente por la reproducción de su anuncio cuando ese perfil en concreto haga una búsqueda relacionada, esto permite segmentar y personalizar la publicidad digital a límites insospechados, manteniendo un coste relativamente bajo en contraposición, aunque esto también dependerá de factores como la competencia en las pujas por parte de otros anunciantes.

Sin embargo, a día de hoy, la televisión sigue siendo el medio preferido de las grandes marcas a la hora de anunciarse, ya que esta les permite abarcar un gran rango de visualizaciones de sus anuncios al mismo tiempo, por ejemplo durante la retransmisión de un evento deportivo o un programa de éxito, ya hablábamos sobre este tema en otro artículo acerca de las tendencias de los usuarios en cuanto a la recepción de la publicidad en la televisión frente a Internet, pero pese a esto, es indudable que la tecnología está cambiando la forma de hacer publicidad para siempre.

A esto hay que añadir, que todo lo anterior no sería posible sin el beneplácito del usuario, que está más que dispuesto a sacrificar su privacidad a cambio de la inmediatez de información que ofrecen los grandes y masivos medios de publicidad digital que la facilitan, como las redes sociales o buscadores como Google. Tal y como indicaba Chris Babel de Truste, una empresa dedicada a la privacidad “Un sitio web ya no es una única empresa, son decenas de miles de empresas que saben dónde estás y qué es lo que buscas”.