Haz tu página web, ¡es fácil!, y una endodoncia también

¿Por qué no se nos ocurre meternos a practicar empastes para ahorrarnos ese dinerillo que hay que pagarle al dentista, pero sí se nos ocurre ponernos a trastear y hacernos una página web?, no es lo mismo dirán muchos, en el primer caso jugamos con la salud dental y ponemos en peligro nuestra integridad física, y en el segundo caso jugamos con la salud económica, poniendo en peligro la integridad de nuestra marca y la imagen de nuestra empresa.

Claro, no es lo mismo.